?

Log in

Au revoir monsieur Cornell

Tras un fin de año un poco ajetreado y una primera mitad de éste que no se queda atrás, pensaba que apenas tuviera un tiempo me pasaría por el blog para completar los tradicionales tops y, de paso, desearle un feliz cumpleaños. Pero antes de dar paso a esas entradas - sí queridos lectores, juro sobre Lecturas Históricas Mexicanas que no faltarán esos recuentos, aun cuando sea diciembre y quizá tenga que escribir dos  ^^ -, quisiera dedicar unas líneas a Chris Cornell.

¿Le conocía personalmente? No, es más, él ni en cuenta de que yo existo. De hecho, cuando me contaron lo que había ocurrido, ni siquiera imaginé que fuera él. Como una amiga ha comenzado a ver Game of thrones y se ha hecho fan, pensé que se refería a un personaje de esa serie que había cometido suicidio. Cuando al fin até cabos, seguí con los quehaceres del día. Sólo conforme fueron transcurriendo las horas me empecé a sentir triste.

Es cierto que yo no traté a Chris Cornell, pero sí puedo decir que mi vida no sería la misma si no le hubiera conocido a él, a Nirvana, a Pearl Jam, a Alice in Chains y a mis muy queridos (y a veces muy odiados) Smashing Pumpkins. Fueron los grupos que marcaron mi adolescencia. Uno está chavo, está enojado con todos y consigo mismo, estás en búsqueda de tu lugar en el mundo... son los lugares comunes que suelen decirse de esos turbios años. A veces, cuando leo esos comentarios, me da la impresión de que simple y llanamente esa etapa se pasa como vuelta de hoja, que está en el pasado y que ahí se quedará. Para mí, es lo contrario. Puedo decir que esos años definieron totalmente mi manera de pensar, de ser y estar en el mundo. Esté acertada o no (¿quién puede decirlo en una época donde, como bien lo prevería Joseph Roth, Occidente está comentiendo un suicidio grotesto), gran parte de ese tamiz por el que veo y me conduzco está moldeado en las canciones de lo que las compañías, siempre, siempre buscando sacar el máximo provecho, llamaron el "sonido Seattle", al grado que:

Algunos hechos y verdades...Collapse )

#FrikismoIsTen

¡Iniciamos el tercer mes del año y en este blog no se han colgado los tradicionales recuentos de los daños!

Sí queridos lectores, esa bonita tradición de hacer el recuento de los daños en los últimos días del año viejo o en los primeros del nuevo, ¿desapareció para siempre de este espacio? ¡Pues no! En estos días, espero colgar el top de libros y el de canciones y les cuento que, si no lo hice en las fechas en que solía, fue a causa de... sí... adivinaron: deberes académicos. De los que, por cierto, espero tenerles muy buenas noticias en los próximos meses ^^

Por ahora, el tema de la entrada es similar a una del año pasado, creo. Si 2016 fue conmemorativo de la primera vez que leí a Alejandro Dumas, ese grande hombre a quien le debo el regreso del gusto por leer novela, en 2017 se cumplen, ¡diez años de frikismo! ¡No puedo creer lo rápido que han pasado los años! Desde febrero o quizá marzo de 2007, el ánime (cuando lo conocí lo pronunciaba así, aunque últimamente he oído llamarlo animé. Supongo que es como cábala, a la que de un tiempo para acá la nombran cabalá - siempre he pensado que la primera es la seria y la segunda la cutre -) y el manga se insertaron en mi vida y ahí están, cómodamente formando parte del día a día desde entonces. Es verdad que nunca me he distinguido por ver varias series, en parte porque la conexión de internet que tengo en casa nunca ha sido buena, pero lo que he visto se ha asegurado que, de alguna manera, siga estando al tanto de lo que la animación japonesa tiene por ofrecer.

Así que, antes de dejarlos con el recuento de los daños 2016, he decidido hacer un top de las series que he visto en estos diez años. Quizá algunos de ustedes las conozcan, en cuyo caso me encantaría conocer su opinión: si las encontraron aburridas o tan emocionantes como me sucedió a mí la primera vez que las vi. Y, en caso de no tener ni idea de qué tratan, espero que les den una oportunidad tras leer mis breves líneas.

Sin más, los dejo con el top de la frikés.

#FrikismoIsTenCollapse )
¡Queridos lectores!

De manera oficial, ¡מקום שלי ha cumplido un año más! Desde la entrada pasada, me quedé pensando en qué debería subir para conemorar tan feliz ocasión y creo que el pretexto me lo ha dado el relanzamiento del single Re: re de Asian Kung - fu generation. Originalmente, la canción formaba parte del disco "Sol fa", que incluye tan memorables canciones como "Rewrite" o "Loop & loop", pero parece ser que al retomarla como opening de un ánime que está ambientado en 2004 o, el año en que fue lanzado el disco, la banda decidió regrabarlo.

Ignoro si a los integrantes de Ajikan les dio su episodio de nostalgia y, como a muchos nos pasa, se pusieron a comparar lo que vivían en ese entonces con el lugar donde están ahora. Imagínense, en 2004 ya eran un poco conocidos por "Haruka Kanata", que fue el segundo opening de Naruto y, más de diez años despupes, gracias a esa canción y otras más, tocaban en lugares en los que, tal vez, en la vida se imaginaron que tendrían tantos fans. Ese fue el caso de Latinoamérica.

Cuando empecé a ver ánime, digamos que de manera más sistemática (lo atinado sería decir, cuando me enchinchaba a ver series que parecían eternas, como Naruto y Bleach), nunca pensé que la base de fans crecería tanto al grado que, en el caso de México, atraerían la atención de los promotores de conciertos que, siempre interesados por complacer al público (ajá), han presentado como rentable a los managers de las bandas japonesas venir a tocar aquí. Al parecer, su labor ha funcionado bastante bien, pues hay casos en los que los grupos vuelven. Según sé, hace como dos o tres años, tuvimos la fortuna de recibir a The Gazette, y este año regresan.

Aún así, veía difícil que trajeran a Asian Kung Fu Generation. Una vez, firmé una petición para que L'Arc en ciel viniera y nada. Si eso pasaba con una de los grupos que más fans tienen, pensaba, entonces era prácticamente imposible que alguna vez viera en vivo a Ajikan, a menos que fuera a Japón, claro está. Como esa posibilidad requiere de años de ahorro imaginaba que, con la suerte que me cargo, Ajikan o se habría desintegrado o se estarían tomando un receso. De hecho, creo que lo último sí sucedió: desde que compusieron la canción para una película de Naruto en 2012, no habían sacado material nuevo. Ni modo, ¡tendría que sobrevivir con presentaciones en vivo de Utube mordiendo un guante de la pura envidia!

Ya estaba resignada cuando un día del año pasado, hurgando en la página de la empresa que controla organiza los conciertos, vi que las Scandal iban a venir. Sí, a mucha gente le agradan sus canciones y, aunque siempre puedo culpar al heteropatriarcadofalocrático, ¡la trayectoria, señores! Me desanimó un tanto porque Scandal es una banda relativamente nueva, por lo que era muy posible que los empresarios se estuvieran enfocando en un público más joven. Una muy triste pero cruel realidad. Pero otro día, me enteré de lo que creía imposible, ¡Asian Kung Fu Generation tocaría en México!

Mugeeeen... glideeeer....Collapse )

Bon anniversaire, mon chère lieu!

¡Queridos todos!

¡מקום שלי está a punto de cumplir su séptimo aniversario! ¡Por Dior! Si he de ser sincera, aún no puedo creer que haya pasado tanto tiempo desde aquel día cuando, tal vez por aburrimiento, decidí abrir un blog. Y, como es tradición cuando este querido y especial espacio cumple años, ha llegado el momento de revelar otro misterio respecto a su razón de ser. Bueno, "misterio" tal vez no sea la palabra adecuada, pero estarán de acuerdo en que le da mayor realce a la revelación que les contaré.

Como apunté en la primera entrada, había estado meditando en tener un blog, en parte porque mis autoras favoritas de fictions tenían uno, y también porque en ese entonces había una especie de boom de estos sitios. En 2009, toda persona que se preciara de tener que decir algo importante - y claro, esperando que sus opiniones incidieran de alguna manera en el rumbo del país, aunque fuera entre los tres gatos que leían las entradas -, tenía un sitio y ahí colgaban sus reflexiones sobre la situación política o sus pininos en el mundo de la literatura. Y yo, creyendo pensar diferente, pero en realidad haciendo exactamente lo mismo, me animé a abrir mi propio espacio. A diferencia de otros, me decía, mi lugar pasaría de las cuestiones "serias" y se enfocaría en insignificancias frikis, como los fictions u opiniones de ánimes o mangas.

Aunque no puedo decir que el blog se haya apartado de su misión, porque los posts con fictions sobrepasan con creces los de los "pensamientos profundos", otros temas han ido ganando terreno, como los tops musicales y de lecturas. Otros, en cambio, desaparecieron. Quizá a raíz del éxito del fandom de Naruto - estoy segura que esa serie nos introdujo a muchos en ese reino tan peculiar -, los autores de doujinshis decidieron probar suerte con otras series y, de pronto, había un montón de historias alternas de una multitud de series. Y si a eso agregamos que la guerra ninja terminó por darle el tiro de gracia a Naruto, muchos dirijimos nuestros intereses a otras series que, pese a no reunir las cantidades industriales de fictions ni de doujins, encontramos más sugerentes. Así fue como terminaron mis días de traductora, bajo el siempre entrañable seudónomo de Lafere (y aquí Athos me habría reprobado tajantemente por mezclar su buen nombre en cuestiones tan mundanas), y de lectora de doujinshis.

Así mismo, מקום שלי ha tenido sus cambios de look. Desgraciadamente, entré tarde a la era digital y, a diferencia de otros cibernautas, no tengo ni idea de cómo personalizar por mí misma el blog. Por eso recurro a las plantillas que livejournal nos ofrece a los usuarios que, aparte de todo, tampoco queremos pagar un poco más para que nuestro rincón tenga una imagen más llamativa. A decir verdad, tampoco lamento no haber invertido porque, dentro de lo que cabe, los fondos que he escogido concuerdan en algo con el espíritu de este sitio.

Para seguir con las revelaciones, me puse a buscar un meme (sí queridos lectores, antes de que las imágenes acompañadas por leyendas graciosas o irónicas tomaran para sí el nombre), y encontré uno bastante curioso sobre los fanfictions, esas historia en cuya lectura e invertido - o desperdeciado - varias horas de mi vida desde que conocí fanfiction.net en 2007 - ¡oh por Dior, ya van a ser diez años! -. Lo he encontrado adecuado porque, si hay algo en lo que he sido constante desde hace siete años, han sido mis visitas a ese sitio, además de que refleja en parte los cambios por los que ha atravesado el blog ¿Quieren conocer a Agliè como lectora de fictions? ¡He aquí su oportunidad!


Once again on the fandom...Collapse )

2015, el musical.

Últimamente, he estado meditando acerca del vasto reino de la música. Hace algunos años, miraba con horror a quienes les gustaba la banda o el pop en español. Pensaba que, al contrario de esos géneros, el rock siempre tenía un significado más profundo. Por ejemplo, me decía que una canción tan simple como Blitzkrieg Pop de los Ramones tenía más chiste que cualquiera de Britney Spears, ¡ella nunca logrará que "ay ho, let's go" suene tan genial! Pero ahora creo que el karma, al menos el musical, sí existe y los verdaderos connaisseurs miran con horror la música que les gusta a las masas - hipsters incluídos -. Sin embargo, hay algo en varias canciones que termina por decirnos algo, aunque en ocasiones la letra o el acompañamiento estén de pena ajena, y poco nos importará que, desde el punto de vista de la teoría musical, la canción sea una porquería.

Tal vez, las canciones que les presento en este top no sean las expresiones más acabadas en el reino musical y es probable que, al cabo de unos años, terminen por ser olvidadas. No importa. En definitiva, el criterio del público tiende a funcionar de maneras totalmente desconocidas. Así que, sin más, les presento el top 10 de las canciones del 2015.

In between songs....Collapse )

¡Que comiencen los conteos!


¡Estamos en la antesala del 2016!


Qué rápido ha pasado el tiempo, ¿no creen? Especialmente cuando se trata de libros. Independientemente de la cantidad de páginas y de su calidad, hay algunos que nos dan la impresión de haber vivido con ellos mucho tiempo y otros que, por el contrario, pareciera que sólo hemos pasado un día juntos. ¿Recuerdan La huída del tiempo de Hugo Ball, que figuró en el recuento de los daños del año anterior? Cuando lo concluí, tenía la sensación de haberme pasado más de medio año con él, a pesar de que su lectura me llevó un par de meses, a lo más. Resultó que me acostumbré a estar con él, tanto que me dieron ganas de volver a leerlo al poco tiempo. Algo similar me pasó con la saga de Los tres mosqueteros. De repente D'Artagnan, Athos, Porthos y Aramis aparecían en pláticas que en absoluto tenían que ver con la literatura (abrir al azar un libro de Dumas fue, durante un tiempo, un socorrido método de predicción del futuro, lol!). Por otro lado, Kitchen de Banana Yoshimoto es una lectura tan ágil que parecer ser el relato de un día: con instantes soleados, fuertes lluvias al cabo de unas horas y, al final, el sosiego de la noche. Para una lega como la que escribe, ambas experiencias de lectura son recomendables, ya será cuestión de los críticos literarios valorarlas - y tal vez zapearme por comparar peras con manzanas -.

Les comparto lo anterior porque los libros que figuran en el recuento 2015 me dieron la impresión de estar viviendo en temporalidades distintas. Ahora les contaré por qué:

Y Einstein tenía razón respecto a la relatividad...Collapse )

Days of August

Lately, I've been remembering those days of August of ... (I guees that now I know why authors love to put these dots, XD!) Maybe because, I have always linked August with the beginning of classes, I'm not very fond of that month. Still, I hold very good memories of August of... One of those was of a foggy day. I went to hebrew class like I used to but instead of going home, I was invited to have
breakfast with one of my mates of the French lessons (what does one do while staying in the limbo zone? Studying languages, of course!) Both she and her husband started to study French for many reasons, one of them being their sons already living in Canada. They expected to join them sometime in the future, so they began to make their moves by learning the language of the place they would be living in.

Even though of their age - well, certainly they were not decrepyt, but they were already enjoying the benefits of their retirement -, they made their best effort to learn. Of course it wasn't easy, but I remember that my mate, which was the lady, knew more vocabulary than the rest of us. Sadly, that wasn't the opinion of one of our teachers, who was specially strict with all the fields one should study when learning a foreing language, so my friend was very afraid of failing the level. And that's were I came in. Maybe because of the way I learnt English, grammar is one of my finest points in the languages I know - let's not talk about the others, LOL! -, and I offered myself to help her study. That lead us to the main subject of this entry.

The couple came to pick me up at a subway station near my house and then we went to their home to study... and have breakfast. At that time, both of them also attended bakery lessons so you can imagine what a tasty lunch I had! We had crêpes. Cooking them it's not as difficult as I thought it would be, but I'm pretty sure that it I tried cooking them one of these days, it would be close to a disaster. Anyways, we ate salty and sweet crêpes while we talked about stuff that, sadly, I have forgotten. But what I do remember is that feeling of domesticity that surrounded us. It was nice to help cook - although the only thing I did was pass the fruits and other ingredients -, share a meal and talk about all and nothing.

Maybe that is the closest thing to freedom.

!יום הולדת סמח

Happy and belated birthday!

¡Con mucha emoción me doy cuenta que el blog ya cumple seis años! Antes, cuando era más joven, el paso del tiempo se me hacía eterno: me acuerdo que mientras aprendía un montón de cosas que en aquel momento no entendía para que servirían (hasta cierto punto es la ventaja de la educación memorística, mientras recites los contenidos el día del examen todo está bien y no hay otras molestias que impidan a la mente dedicarse a otros menesteres),pensaba en lo mucho que faltaba para las vacaciones de verano o en el festival de Día de las Madres, donde toda la escuela presentaba bailables, o en cómo iba a quedar el vestido que habían mandado a hacer (como el maestro de danza se esforzaba mucho en escoger y montar los cuadros, había veces en que era más fácil encargar el vestuario que emprender una búsqueda que podría ser infructuosa).

¿Qué ha pasado en estos seis años? Tal vez todo y nada. Da la casualidad que ese lapso ha coincidido con mis proyetos académicos (lo que me hace pensar, ¿este sitio tendrá el honor de anunciarles cómo arranca y concluye un tercero?), con fines e inicios (¿o será que en realidad sólo sean prolongaciones) de ciclos, con una serie de cosas de las que no se es muy consciente hasta que pasan días, meses o incluso años. Puede que esa sea la función de la historia - esa gran ausente en los inicios del blog pero que, poco a poco, ha ganado terreno -: situarnos frente a lo que fue y darnos pistas para hacerlo inteligible, labor que, por cierto, a veces se antoja como una cruzada destinada al fracaso para salvarnos del sinsentido .

¿Contrasta el estilo de este último párrafo con la primera entrada, no? En ese entonces el blog no tenía otra intención que ser un espacio para subir fan fictions, reflexionar (la palabra correcta sería despotricar) sobre lo que pasaba en mis series de ánime favoritas, Bleach y Naruto, o escribir sobre asuntos que me llamaran la ateción, como las películas que llego a ver. En sí, no sera diferente a otros sitios de otras escritoras de fics.Al ver sus sitios y la cantidad y calidad de las cosas que compartían,me encantó la idea de tener un sitio así: con música, fan arts, drabbles y simples pensamientos sobre lo mucho que apesta o de lo maravillosa que es la vida en un momento dado. Si pasan por todas las entradas se darán cuenta que, en cierto sentido, mi blog dista mucho de cómo pensé que sería. Ya tiene un rato que no cambio su apariencia, no hay un playlist (hasta la fecha ignoro cómo se puede incorporar uno en livejournal), y las entradas son muy esporádicas. Pero, si por algo me he resistido, en primer lugar, a la tentación de mudarme (¿igual y en blogspot sí puedo incorporar mi soñada playlist?) y luego a la de cerrarlo, es porque me gusta venir aquí y pensar de qué va a ser la siguiente entrada, cómo debo escribirla, qué canción debo escoger para llenar el recuado que dice "music"... Tal vez tener un blog no resutó como lo había imaginado cuando lo abrí, pero puedo decir que me ha agradado tener uno y que visitarlo siempre es un motivo de alegría.

No he preparado un fic par conmemorar esta feliz ocasión ("Á mon retour aún está incompleto y no tengo ni idea de cuándo pueda retomarlo), un top musical (ya saben que de si algo soy fan, es de hacer recuentos) o tomas fotográficas, porque tiene un rato desde que no hago una serie (como las de Byakuya à la ville), pero a cambio les dejaré con un oldie. Se trata de un fic de intercambio para el Amigo Invisible Sin Fronteras (un intercambio de fictions navideño) y, si la memoria no me falla, correspondería a su edición 2012. Lo he elegido porque es un buen ejemplo de que, aunque sean fictions (para muchos, pininos en el arte de escribir), incluyen algo de nosotros. En mi caso, mi gran cariño hacia la sección de literatura francesa, tanto de mi facultad, como de Biblioteca Central. Tanto a los lugares como a las personas (e incluso a los objetos) se les termina guardando cariño y en mi caso, el rincón de libros franceses siempre está ahí para brindar más historias, más personajes y más autores, o simplemente, para recordarme a mis good old pals.

¡Espero que lo disfruten!

In between booksCollapse )

On Bleach and music (parte 2)

¡Imagínense la importancia de escoger un opening! Es la canción con la que vas a asociar una serie y, en el caso de los ánimes, revisten cierta expectativa. Si estás al pendiente del manga en el cual están basados, ya sabes lo que ocurrirá y cuando te enteras de que vas a tener la oportunidad de verlo en animación ¡esperas una buena canción para presentarlo! Un opening, entonces, es una carta de presentación, tanto para atraer nuevos fans como para convencer a los que ya lo eran de que vale la pena seguirlo en un nuevo formato. En el caso de Bleach, los openings fueron decayendo. Creo que lo que pasaba es que, con tanta saga de relleno, se les acababan los temas: las secuencias de batallas se hacían repetitivas, al igual que Byakuya siendo un maldito (¡cuando en realidad es un amortz!) y las escenas de todos contra Aizen. He ahí la explicación de esa cosa tan bizarra que fue Shoujo S y por qué, en mi muy humilde opinión, el último opening fue tan malo (¡se supone que tenía que ser el mejor porque era el último!)

En total, Bleach tuvo quince openings (me pregunto cuántos tendrá One Piece) y hay para todos los gustos. SIn embargo, para este top sólo fueron escogidos ocho. ¿Quieren conocer cuáles son?

Miageta yozora no hoshitachi no hikaru...Collapse )

On Bleach and music

¡Hola!

Les saludo con la novedad de que este blog ¡vuelve a sus orígenes! Si mi memoria no me falla, Bleach - ese manga que tenía un buen plot y que ha sido sistemáticamente troleado por su propio autor, Tite Kubo - fue objeto de una de las primeras entradas. ¡Desde ese entonces, cuántos años han pasado! Últimamente, a causa de un bloqueo que he sufrido en la redacción de Tesis, el reto 2015, me he acordado de él, tal vez porque cuando inicié la maestría pensé que el grado sería equivalente al Bankai (ok no, pero ¡hay que darse ánimos!) y que, tanto en uno como en otro caso, ¡es una joda obtenerlos! (Y no Yoruichi, ¡los mortales no se amaestran en tres días!). El caso es que atravieso por una etapa de revaloración de Bleach, lo cual incluye desde las mejores peleas (¡la de Hirajo vs Grimmjow es tan épica!), omakes (¡el de Aizen cortándole el cabello a Hirako es genial! - un momento, ¿por qué creo que me gusta trolear a Hirako?-) y demás momentos graciosos (nunca podré superar a Ichigo tratando de cortar en pedacitos al Menos Grande)

Al leer los comentarios
que algunos han tenido la bondad de dejar en los videos - no me dejarán mentir que de vez en cuando es divertido darles un vistazo -, muchos coinciden (y yo con ellos) en que Bleach tenía buena música. Mi lista de ánimes para comparar no es extensa, pero en la carpeta de música que tengo de openings y endings los de Bleach son mayoría. Si usted, amable lector, es seguidor de este humilde lugar, se dará cuenta de que Naruto ocupa un espacio por demás significativo en cuestión de entradas. Pues bien, con todo y lo fan que era (he de confesar que el final y la guerra ninja le quitaron el encanto, al menos para mí), su selección de canciones no me gustaban tanto (creo que la última que me agradó era "Freedom" de Home Made Kazoku ¡y de eso ya han pasado los siglos!).

¿
Qué hacía distintas las canciones de Bleach respecto a las de otros ánimes? A saber. Pero he de reconocer que en mi caso, además de que sonaran bien, mucho tenía que ver el acompañamiento de las imágenes. Cierta vez leí en los comentarios que a pesar de que el argumento de Bleach se hubiera ido al carajo, Kubo dibujaba buenos personajes y los hacía posar como modelos. ¡Ni como negarlo! Siempre he pensado que si ya no quiere escribir, Kubo debería abrir una boutique. No en pocas veces he querido buscar ropa similar a las que usan sus chicas, ¡tienen mucho estilo! ¡Y qué decir de los chicos! ¡Se ven tan guay con ropa casual! Bueno, toda esa digresión es para decirles que si algo aparecía en los endings era todo el mar de personajes prácticamente posando para la cámara y la música quedaba perfecto para el desfile. Por otro lado, a veces la misma serie me empujaba a que me gustaran las canciones. Cuando empecé a ver Bleach y oí el primer opening me quedé pensando ¡qué es esto!. No le encontraba ni pies ni cabeza a la canción. Pero pasaron los capítulos - y luego los años - y aunque no tengo Asterisk en mis listas de reproducción, la escucho con nostalgia.

No tengo ni idea de cuánto tiempo ha pasado desde
que terminó el ánime, pero me ha parecido buena idea - claro, hay que aprovechar la nostalgia - hacer un top de mis openings y endings favoritos de Bleach. ¿Quieren saber cuáles están en la lista?

Get ready to number one...Collapse )